sábado, 17 de octubre de 2015

Hace 32 años salvó al mundo y nadie lo conoce


Esta es la historia de Stanislav Petrov, un hombre del que la mayor parte del mundo jamás oyó hablar, y que sin embargo salvó a la humanidad de un certero apocalipsis nuclear, hace 32 años.


Transcurría el año 1983 y la denominada Guerra Fría alcanzaba un pico máximo de tensión entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. La noche del 25 de septiembre, el coronel Petrov, por entonces de 44 años, arribaba a su puesto de mando en el Centro de Alerta Temprana de la inteligencia militar, un punto neurálgico desde donde se coordinaba la defensa aeroespacial soviética. En realidad, al coronel le correspondía descansar aquella noche, pero fue convocado a último momento para suplir a un compañero con parte de enfermo.

Su trabajo era de vital importancia, aunque muy sencillo: debía analizar y verificar los datos proporcionados por los satélites ante un posible ataque nuclear de las fuerzas estadounidenses. Tenía instrucciones tan claras como precisas. Ante un alerta de ataque, debía informar inmediatamente a su superior, para que iniciara un contraataque masivo con misiles nucleares.

Apenas pasada la medianoche, a las 00:14 horas del 26 de septiembre de 1983, los sistemas de alerta se dispararon. Mientras las sirenas sonaban, el ordenador mostraba una placa roja con el mensaje fatal: 'ATAQUE DE MISIL NUCLEAR INMINENTE'. Desde las bases estadounidenses, un misil había sido lanzado. Petrov pidió a sus compañeros que mantuvieran la calma. Pensó que debía tratarse de un error; que Norteamérica estuviese atacando a la Unión Soviética con solamente un misil era ilógico. Cuando concluyó que se trataba de una falsa alarma, el sistema señaló el lanzamiento de dos nuevos misiles. Tras cinco minutos de plena adrenalina, el sistema ya contabilizaba cinco misiles en curso.

 LGM-30 Minuteman, en esa epoca este misil se encontraba entre el arsenal nuclear de Estados Unidos



Por primera vez en la historia, la suerte de todo el planeta estaba en manos de un único hombre, que debía decidir en el transcurso de diez minutos si apretaba o no el 'botón rojo'. El coronel se aferró con valentía a su sentido común: Estados Unidos no podría estar lanzando esos misiles, porque de otra manera estaría sellando la aniquilación de su propia población, que aún no contaba con sistemas de defensa antimisiles.

Decidió reportar el caso como una falla en el sistema. Paralizados por el miedo, el coronel y los 120 hombres a su cargo contaban los minutos para el presunto impacto de los misiles, en caso de que la alarma fuera cierta. Repentinamente, las sirenas dejaron de sonar y todas las luces rojas se apagaron. La decisión de Petrov no sólo había sido correcta; había salvado al mundo.

SS-18 Satan, es esa epoca era uno de los misiles que se encontraba entre el arsenal nuclear de la Union Sovietica, esta arma es el misil más grande en servicio de toda la historia


A pesar de todo, pocos días después, el coronel fue reprendido severamente por no acatar las órdenes que tenía. Tras el colapso de la Unión Soviética, la historia se hizo conocida y los medios la difundieron. Stanislav Petrov fue condecorado con múltiples premios, aunque él mismo no se considera un héroe: "Ese era mi trabajo", señala. "Pero tuvimos la suerte de que fuera yo el del turno de la noche".


Reconocimientos


Aunque no se considera un héroe por lo que hizo, la Association of World Citizens (Asociación de Ciudadanos del Mundo) le otorgó su premio World Citizen Award el 21 de mayo de 2004, que consta de un trofeo y 1000 dólares estadounidenses, por evitar lo que podría haber sido un desastre mundial.

Stanislav Petrov recibiendo el Premio Dresden, 2013.


En enero de 2006, Petrov viajó a Estados Unidos, donde fue homenajeado por las Naciones Unidas, y donde le fue entregado un segundo premio de la Asociación de Ciudadanos del Mundo.

Demás honores y premios recibidos:

• El Senado australiano lo premió el 23 de junio del 2004.

• En Alemania, en 2011, le dieron el Premio Alemán de Medios, que reconoce a personas que han hecho contribuciones significativas a la Paz Mundial, por haber evitado una potencial guerra nuclear.

• Fue Premiado en Baden Baden el 24 de febrero del 2012.

• Galardonado con el Dresden Preis en 2013.

• Kevin Costner realizó el documental “El Botón Rojo” en su honor.

No hay comentarios :

Publicar un comentario