sábado, 5 de diciembre de 2015

Llegaron cuatro buques de origen ruso para reforzar la Armada

Fueron recibidos por el ministro Rossi. En tono de despedida, el funcionario se refirió a su gestión y aseguró que trabajó para que "el vaso esté lo más lleno posible"

 Los buques tomaron amarras esta tarde en la Dársena Norte del puerto metropolitano.


Este sábado llegaron al Apostadero Naval Buenos Aires los cuatro buques que el Gobierno, a través del Ministerio de Defensa, compró en Rusia a través de la Armada Argentina como resultado de un convenio firmado a fines de 2014.
Las naves zarparon el día 20 de octubre desde los puertos rusos de Múrmansk y Arcángel con una tripulación mixta de treinta personas cada uno. El tránsito total demandó un total de 12.000 millas náuticas (22.000 km) y 40 días de navegación y 5 de escala técnico-operativa en la ciudad brasilera de Salvador de Bahía.

Las unidades recibieron los siguientes nombres: ARA "Bahía Agradable" (A- 23), ARA "Estrecho de San Carlos" (A-22), ARA "Islas Malvinas" (A-24), ARA "Puerto Argentino" (A-21). Cumplirán sus funciones en Base Naval Mar del Plata, Base Naval Puerto Belgrano, Base Naval Ushuaia y Base Naval Puerto Belgrano, respectivamente.





Desde antes del mediodía, los familiares de los tripulantes de estos nuevas embarcaciones se acercaban a presenciar cada uno de los arribos en el puerto metropolitano. Luis y Reina, una pareja de unos 50 años, esperaban ansiosos la llegada de su hijo, un cabo segundo de 28 años. "No lo vemos desde agosto; lo extrañamos un montón", dijeron los padres mientras sostenían una pancarta de bienvenida.

Tras la llegada del cuarto buque, comenzó la ceremonia. En primer lugar tuvo la palabra el jefe del Estado Mayor General de la Armada, Almirante Gastón Fernando Erice, quien recordó el convenio que permitió adquirir los vehículos, enumeró sus características técnicas y funciones, y agradeció "a todos los participantes". La llegada de estos nuevos barcos "constituye un hecho trascendente y auspicioso para quienes conformamos la Armada", declaró. Y agregó: "Confiamos en que marque u hito más en el proceso de modernización de los medios navales de la Armada Argentina".

Más tarde, el administrador diocesano del obispado castrense, Monseñor Pedro Candia, bendijo las banderas de guerra de los buques incorporados.


 Luego llegó el turno del ministro de Defensa, Agustín Rossi, quien manifestó su "alegría" por estas nuevas incorporaciones. "Hacía muchos años que no incorporábamos nuevos buques a la Armada Argentina", expresó y recordó que los reemplazados cuentan con alrededor de 70 años de trabajo en el cuerpo. "Ha sido un trabajo de planificación y de decisión bastante importante", remarcó.

El ministro explicó, además, que estas adquisiciones "significan mucho desde todo punto de vista porque va a aumentar la capacidad operativa y también porque genera expectativas hacia el interior y eso es lo más valioso". Y en reconocimiento a la Armada manifestó que siempre se sintió "acompañado ante cada una de las decisiones que se tomaban en el marco del ministerio de Defensa".

Por último, y en tono de despedida, Rossi reconoció que "quienes evaluarán desde afuera una gestión tendrán la posibilidad de quedarse con el vaso medio lleno o medio vacío". Y agregó que durante su gestión trabajó "para que el vaso esté lo más lleno posible", al tiempo que aclaró que "seguramente seguirán faltando cosas que deseamos que las lleven adelante los que nos vienen a suceder".

Una vez concluida la ceremonia, Infobae consultó al ministro saliente sobre la agenda que deberá enfrentar el próximo gobierno en el área de Defensa. "Nosotros dejamos marcados ejes estratégicos que yo creo que hay que seguir profundizando, pero ahora hay una nueva gestión y el ministro designado seguramente aplicará la política que le transmita su presidente, que es Mauricio Macri", respondió el funcionario.

A propósito de la transición, Rossi recordó a este medio la reunión que existió este martes entre él y el entrante Julio Martínez y reveló que a partir de entonces se dieron otros encuentros entre actuales funcionarios del ministerio y el próximo equipo para conversar sobre funcionamiento del organismo.


Los buques se encargarán de la búsqueda y rescate en un área marítima 14 millones de km², también del remolque y salvamento de buques y/o submarinos hundidos, de contribuir al control de los espacios marítimos de interés para defender los derechos y recursos de los argentinos en el mar, del sostén logístico móvil a las bases antárticas y a las actividades en el litoral marítimo atlántico y fluvial, de apoyo a la comunidad con atención sanitaria y de apoyo a los organismos nacionales competentes (CONICET, IAA, SIHN), para la investigación científica dentro de la Iniciativa estratégica Pampa Azul.

Por su gran autonomía y economía, permitirán realizar con mayores prestaciones y flexibilidad la contención y mitigación de incidentes ambientales de largo alcance y efectuar la Patrulla Antártica Naval Combinada (PANC), actividad de protección de la vida humana que se realiza anualmente con la Armada de Chile.





FUENTE: Infobae

No hay comentarios :

Publicar un comentario