domingo, 3 de abril de 2016

FAdeA busca abrir mercados

 
CÓRDOBA-. El empresario Ércole Felippa, presidente de la láctea Manfrey y ex titular de la Unión Industrial de Córdoba, asumirá pasado mañana la presidencia de la Fábrica Argentina de Aviones (Fadea). Deberá trabajar intensamente para relanzar una empresa que está virtualmente parada hace años y que, según la auditoría de Deloitte, el año pasado registró un pasivo de 1400 millones de pesos.


Será puesto en funciones por el presidente Mauricio Macri días después de que el Pampa III, primera aeronave fabricada en serie, cumplió con éxito su primer vuelo de ensayo. El desarrollo de la unidad es un proyecto que comenzó hace 4 años y que incluye a otras 18. Aunque el compromiso era entregar 19 a principios de 2015, nunca hubo ninguna.

La demora en el cumplimiento determinó que durante dos años la Fuerza Aérea y la Aviación Naval no pudieron entregar los brevet de pilotos (permisos de conducir) a los cadetes, porque no podían cumplir horas de vuelo en aviones de entrenamiento; para salir del paso, el Gobierno compró 10 aviones alemanes Grob 120 TP.


Además de cumplir con ese programa y avanzar en una alianza con la brasileña Embraer, Felippa deberá tratar de sumar clientes para no depender sólo del Ministerio de Defensa y analizar las posibilidades de Fadea en el mercado de los drones, del software y del mantenimiento de aeronaves privadas.

Ante la difusión de una auditoría de Deloitte sobre los manejos de los últimos años y de las expresiones de la actual titular de la fábrica, Cristina Salzwedel, respecto de que la Cámpora "vació" la empresa, la fiscal federal Graciela López de Filoñuk comenzó una investigación de oficio.

Salzwedel dijo que se "fugaron" fondos por programas de responsabilidad social y mencionó que se compraron 1500 metros cúbicos de hormigón y sólo ingresaron 900.


Entre los convenios presuntamente irregulares, mencionó uno con el Ministerio de Desarrollo Social que conducía Alicia Kirchner. Salzwedel sostuvo que lo rastrearon a través de correos electrónicos, pero que no pudieron hallar el acuerdo original.

La Cámpora se hizo cargo de Fadea en 2013, cuando Matías Savoca asumió la presidencia. El rojo de la empresa pasó de $ 150 millones en 2013 a $ 1401 millones en 2015, según Deloitte. A Savoca lo precedió en la conducción Raúl Argañaraz, cuya gestión fue investigada por una auditoría interna, que se presentó en febrero de 2014. Del informe, que no había trascendido, se desprenden presuntas irregularidades, en especial en el área de Compras y Contrataciones, Mantenimiento y Seguridad.

Encontrado por el actual directorio, fue entregado a la justicia. Se sañala allí, por ejemplo, que entre 2010 y 2013 las compras hechas por pedido de Defensa se multiplicaron por 7, al pasar de 165,6 millones a 1132,9 millones de pesos. En igual período, las contrataciones propias de la fábrica saltaron de 15,9 millones a 550,3 millones de pesos, lo que implica un crecimiento de 3461%.
Algunos tramos de la auditoría indican que "las fallas, conjugadas, aun cuando no permiten hacer referencia a posibles responsabilidades de naturaleza jurídico penal por faltantes concretos de materiales (...) sí dan cuenta de un esquema de organización e incentivos que elevó por sobre el nivel de lo asumible y tolerable el riesgo inherente a la pérdida, desaparición, aprovechamiento en beneficio particular o sustracción de recursos de la compañía dotados de indudable valor patrimonial".

El reporte que el kirchnerismo cajoneó plantea que "en un número significativo de casos (25% del total de órdenes de compras analizadas) los requerimientos se efectúan con una antelación escasa a la fecha expresada por la necesidad".

Ejemplifica el carácter "espontáneo, fragmentario y presuroso" de las adquisiciones mencionando electrodomésticos como pava eléctrica, termotanques, heladeras, y hasta cuatro televisores LED de 32'' pedidos con carácter de "urgente" para la sala de espera "mientras no existe sala de monitoreo para las cámaras de seguridad de la planta". También critica que la división Compras no invitaba a cotizar a los proveedores y que las adquisiciones se hacían sin contar con un mínimo de tres oferentes para comparar precios. "Se visualiza como recurrente la invitación a grupos reducidos de proveedores en ciertos rubros", describe.

En el área de Mantenimiento y Transporte detectaron agentes que firmaban formularios de recepción sin verificar productos y/o cantidades ingresadas; frecuentes extravíos o sustracción de herramientas y un almacenamiento desorganizado.

El documento entregado a Savoca -quien no hizo las denuncias judiciales- indica la existencia de "frecuentes movimientos de material, herramental o maquinaria que no poseía explicación evidente, existiendo casos en los que los elementos terminaban alojados en sectores alejados de la fábrica, excesivamente cercanos a las puertas de la salida del predio, mezclados con posibles elementos de descarte".

FUENTE: La Nacion

No hay comentarios :

Publicar un comentario