miércoles, 28 de septiembre de 2016

Salvavidas ruso para la campaña antártica


GOBIERNO NEGOCIA ROMPEHIELOS CON LA ADMINISTRACIÓN PUTIN

Marcha forzada para conseguir un rompehielos tras el fracaso de la licitación internacional. 

El Gobierno inició contactos formales con su par de la Federación Rusa para el alquiler de un rompehielos. Walter Ceballos, secretario de Logística del Ministerio de Defensa, responsable de la organización de la campaña antártica, recurrió a la gestión entre estados tras el fracaso de la licitación pública internacional para contar con los medios navales destinados a la logística de las bases criollas. La licitación internacional 40/2016 requería un buque polar con dos helicópteros propios para operar por entre 75 y 85 días, y un rompehielos entre 15 y 20 días; a esas tareas Ceballos les asignó un monto crediticio preventivo de 20 millones de dólares. Este año la misión logística exige contar con un rompehielos cuya tarea es abrir el hielo y permitir la aproximación del buque polar a la base General Belgrano II. Interesa llegar a ese emplazamiento, el más polar del sistema argentino, no sólo para completar víveres, combustible y relevar al personal sino para retirar varias toneladas de basura acumulada. El país debe cumplir con estrictas normas ambientales fijadas en el Tratado del Antártico, acuerdo de responsabilidad de la cancillería a través de la Dirección Nacional del Antártico (DNA) a cargo de Fernanda Millicay.

El jueves de la semana pasada la comisión evaluadora del Servicio Logístico de la Defensa elaboró el dictamen N°039/2016 y resolvió desestimar las ofertas de las 4 empresas en concurso; Meihuizen International, Trade Baires International, Assine S.A. y Témpanos Argentinos. Inconsistencias técnicas, falta de garantías, ausencia de habilitaciones y monto excedido de la previsión crediticia son los fundamentos del dictamen firmado por la capitán Zulma Gainza, el teniente coronel Héctor Horsberger y el capitán de navío (VGM) Guillermo Cavero.


Ceballos pidió que se evaluara la propuesta de la firma sudafricana Meihuizen que había sido descartada de plano por falta de garantías. "Firme usted la evaluación" obtuvo por respuesta.

La ley de Contrataciones Públicas establece que tras el fracaso de una licitación se debe llamar a una segunda ronda -previa modificación del pliego básico de condiciones-, este proceso demanda un tiempo que ahora juega en contra del abastecimiento antártico. La primera vuelta se lanzó muy tarde, en junio. Hace más de 100 años que el país debe atender el sistema de bases, relevos de personal y logística, siempre durante el verano por obvias razones climáticas.

Proceso

El trámite licitatorio toma no menos de tres meses en resolverse, a condición de que no haya impugnaciones cruzadas entre oferentes que extienden el plazo habitual. No se comprende porqué la oficina Logística de Defensa y el Estado Mayor Conjunto (EMC), a cargo del general de división Bari del Valle Sosa, ambos responsables del abastecimiento antártico iniciaron el proceso licitatorio con tan escaso margen para decidir las ofertas. Ahora se llegará a la contratación directa bajo el formato de una negociación de Gobierno a Gobierno.


El jefe de Logística del EMC, contralmirante Eduardo Fondevilla, remitió una nota a la administración rusa sobre disponibilidad y precio para el alquiler de un rompehielos, también un buque polar y dos helicópteros. El armador (propietario) del único rompehielos disponible, el Kapitan Dranitsyn, es la agencia estatal Rosmorport que depende del ministerio de Transporte ruso.

En el texto, Fondevilla aclara la intención de Defensa de adquirir el rompehielos Dranitsyn al término de la misión en la Antártida. Este navío es el mismo que ofertó la empresa Trade Baires International y había participado en la campaña de 2014 junto al buque polar Golovnin que costó 24.710.000 dólares.

La apuesta de Ceballos es conseguir menor precio en el trato directo con el Gobierno de Putin eliminando la intermediación de Carlos Bertino, titular de Trade Baires International. Cálculos entusiastas, luego de una comunicación telefónica con Trade Baires, pusieron una nueva meta a la negociación del combo buque polar-rompehielos, que podría resolverse con 18.5 millones de dólares. Sería un hito en el marco del ajuste fiscal que impulsa Mauricio Macri y la demostración empírica de que todas las campañas anteriores resueltas por Trade Baires fueron onerosas sino sujetas a sobreprecios.




Fuente: Ambito

No hay comentarios :

Publicar un comentario