martes, 22 de noviembre de 2016

VEX 5-A: lanzan el tercer cohete experimental argentino


Proyecto espacial - Será el primer lanzamiento en el gobierno de Macri, que dio continuidad al programa espacial iniciado por el kirchnerismo, para desarrollar un cohete de transporte capaz de poner satélites en órbita.
  
La cuenta regresiva ya arrancó, todo está listo en Punta Indio para el tercer lanzamiento de un cohete experimental, en el marco del proyecto espacial argentino Tronador II. Desde poco después de las 6 de este martes, cuando las condiciones meteorológicas sean más favorables, el nuevo prototipo, el Vex 5-A, será lanzado desde la plataforma en el paraje conocido como Capetina, un descampado cercano a Punta Piedras, extremo norte de la Bahía de Samborombón.

Será el primer lanzamiento en el gobierno de Mauricio Macri, que dio continuidad al programa espacial iniciado por el kirchnerismo, para contar con la capacidad propia de desarrollar un cohete de transporte capaz de poner satélites en órbita.

El programa estuvo marcado por el uso político que se hizo desde el Ministerio de Planificación que comandaba Julio de Vido. A punto que el lanzamiento de hoy quiso hacerse como gran despedida de Cristina Kirchner el 8 de diciembre pasado, 48 horas antes de dejar la Casa Rosada. Hubo fuertes presiones hasta horas antes a los ingenieros y técnicos de la Comisión Nacional de Asuntos Espaciales (CONAE), y se trasladó incluso el Vex 5 desde la base naval de Punta Indio a la plataforma. Pero debió suspenderse. El cohete no estaba listo. De hecho, pasaron once meses hasta hoy, el nuevo día señalado.

El 9 de septiembre, Macri hizo un acto en el “Polo Espacial” de Punta Indio, con el Vex 5 en su plataforma como telón de fondo. Fue un fuerte gesto de apoyo al programa espacial, incluido en los “Proyectos estratégicos” del Ministerio de Ciencia y Tecnología, a cuya órbita fue transferida la CONAE. Con el cambio de gobierno se habían planteado dudas sobre la continuidad del programa, que generaba sospechas de corrupción en las nuevas autoridades.


Pero, tras los aprestos de los últimos meses, desde fines de la semana pasada se puso fecha para hoy, en que se abre una “ventana” de lanzamiento por las condiciones meteorológicas favorables.

El centro de control está a quince kilómetros en el pintoresco pueblito de Pipinas –la “Houston argentina”-, de menos de mil habitantes. Pipinas nació en el siglo pasado en torno a la actividad de la cementera Corcemar (que hoy ya no existe), sobre la ruta 36, un camino alternativo a la Costa Atlántica.


El centro de control está en lo que fue el viejo cine de la ex Corcemar. Allí se “apreta el botón” tras la cuenta regresiva, aunque en rigor todo es automático. Unos 70 integrantes de la CONAE están afectados al operativo del lanzamiento. Por seguridad hay un perímetro de varios kilómetros en torno a la plataforma, donde no queda ninguna persona. Todo se sigue desde Pipinas, por cámaras.

El Vex 5-A tiene poco más de 18 metros de metros de altura, un metro y medio de diámetro; una fuerza de motor de 11 toneladas. Pesa 8 toneladas y media, y 5 y media cuando está vacío.


Fuentes vinculadas al proyecto contaron a Clarín.com que en este tercer lanzamiento se prueban varias tecnologías, nuevos combustibles, y por primera vez la separación en dos etapas del vuelo del cohete.

En la primera se usarán combustibles criogénicos (fríos), oxígeno líquido y una especie de kerosene refinado. Se espera que el Vex ascienda unos 15 km.

Allí habrá una separación para empezar la segunda etapa, de otros 15 kilómetros aproximadamente aunque en vuelo más horizontal sobre el río (para facilitar el rescate del vector a su caída). Los propelentes en esta segunda etapa son la hidracina y el ácido nítrico, como en las pruebas anteriores.

Se probarán aspectos mecánicos y automáticos en la separación, y el encendido del segundo motor en vuelo, entre otros aspectos.

Los dos lanzamientos experimentales anteriores fueron en 2014, en febrero y en agosto. El primero fue fallido, al elevarse el cohete de la plataforma unos dos metros y caer al suelo. El siguiente resultó exitoso: el cohete (el VEX 1-B) viajó durante 27 segundos hasta alcanzar los 2.200 metros de altura.





Fuente: Clarin
Creditos de las fotos a quien corresponda

1 comentario :

  1. Ya me parecía muy sesgada y politizada la narrativa del informe... la fuente lo dice todo. Saludos

    ResponderEliminar