lunes, 30 de enero de 2017

El Irízar ya puede navegar, tras nueve años de reparaciones



El rompehielos Almirante Irízar está en condiciones de iniciar las pruebas de mar. Este fin de semana finalizó la tarea de dragado del muelle de alistamiento de Tandanor en Dársena sur donde el navío permaneció varado y el casco hundido, casi un metro en el lecho del río. En esa posición se completó la provisión de instrumental, equipos y accesorios, detalles finales de una reparación y modernización que pasará a la historia como la más extensa que se conoce, duró 9 años.


La operación que liberó al Irízar de su captura fangosa estuvo a cargo de la empresa Servimagnus S.A. del grupo Román contratada por Tandanor. Se hizo con la draga china Xin Hai Beng (equipo de grampa o cuchara) y las barcazas Hang Bo 2002 y 2003 que recibieron el barro extraído y lo transportaron a la zona de descarga.

En cada "cucharada" la draga Xin Hai Beng saca 27 toneladas de suelo arenoso, la maniobra de dragado se extendió por una semana. La maniobra siguiente programada para esta semana es moverlo con la ayuda de remolcadores y que ponga en marcha sus motores.

Desde fin de agosto del año pasado, el rompehielos, listo a iniciar la navegación de prueba, esperaba que se resolviese la cuestión del dragado.

El dragado de las vías navegables nacionales es responsabilidad del Ministerio de Transporte que conduce Guillermo Dietrich, y su ejecución recae en la Subsecretaría de Puertos y Vías navegables a cargo de Jorge Metz.

Mauricio Macri visitó Tandanor y se interiorizó del caso Irízar en abril de 2016. No alcanzó para movilizar "el equipo" del que se ufana Macri en la gestión nacional.

El ministro Dietrich y Metz conocían de antemano las limitaciones de calado en el espejo de maniobra que rodea el muelle del astillero Tandanor y también el cronograma tentativo de salida del Irízar. Se cumplió la fecha y el Irízar seguía clavado en el barro. La solución sugerida por Transporte, sin dragas propias en servicio, fue licitar el trabajo a un costo que estimó en $22 millones, opción que prolongaba por meses los tiempos para dar comienzo a la prueba de mar. Un proceso licitatorio demanda no menos de tres o cuatro meses en condiciones ideales.

Urgido por el tiempo, Defensa encontró la solución en el contacto político con la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. La draga china operada por una UTE que integran Servimagnus, Rowing SA y Sdc do Brasil Servicios Ltda, presta servicios para el dragado de vías de acceso, el puerto de Mar del Plata, entre ellos, provinciales. El dragado, vía contratación directa a una cifra que rondaría los $13 millones, se intercaló, sin afectar el servicio, en las tareas programadas para la provincia. Parte del pago incluiría trabajos de mantenimiento de Tandanor a los navíos usados para dragar.

En el escenario más optimista Defensa espera que la nave polar insignia de la Armada Argentina efectúe la prueba de navegación en aguas de la Antártida, el próximo 22 de febrero. Es el día de la Antártida, se conmemora el izamiento de la bandera nacional por primera vez, en 1904. en la islas Orcadas del sur. 

Marca 113 años de presencia argentina ininterrumpida en esa zona que forma parte de la provincia de Tierra del Fuego. No darán los tiempos para que se produzca el encuentro del rompehielos Irizar y Macri en la Antártida. La canciller Susana Malcorra en su visita a la base antártica Carlini anunció que "el Presidente va a venir, en esta Campaña Antártica o en la próxima. La decisión está tomada, simplemente resta definir cuándo". Se sabe que la primera fecha en estudio es el próximo 1 de febrero.

Dos marinos, el almirante Marcelo Srur, titular de la Armada y Jorge Arosa, capitán de navío retirado, presidente de Tandanor, tienen en sus manos apurar la vuelta al servicio activo del Irízar. Del primero depende priorizar las tareas de revisión y testeo que debe efectuar la dotación del Irízar luego de haberse cambiado toda su planta eléctrica y de propulsión, modificado su estructura y el sistema de gobierno y navegación. Del segundo se espera máxima velocidad en la respuesta del taller a los ajustes y novedades que se produzcan en la navegación de prueba.



Fuente: Cancilleria.gov.ar

1 comentario :

  1. Recuerdo que CFK manifestó en una de sus cadenas nacionales, que la reparación de este buque saldría más cara que comprar una unidad nueva, pero el gobierno veía más importante y provechoso para el país la capacitación de los operarios en este tipo de trabajos, el trabajo realizado es descomunal hasta el punto que esta unidad fue modificada y modernizada totalmente a nueva. El Irizar que se identifica como Q-5 (Quebec 5) es el Rompehielos que reemplazo al glorioso Rompehielos Gral. San Martín el Q-4 (Quebec cuatro) de quien tuve el honor de ser parte de su tripulación.

    ResponderEliminar